martes, mayo 08, 2007

Así lo viví y así pasó.

Si no me entendieron en el último post, encontré dos versiones gráficas interesantes que resumen desde mi punto de vista personal, cómo se vio y cómo pasó exactamente. Éstas son las imágenes.



Cómo se vivió la experiencia......

Tunick rebasó su meta: 18 mil desnudos en México!!



Domingo 6 de mayo 2007, Cd.de México: La cita era llegar puntual al Zócalo de la Ciudad de México a las cuatro de la mañana en punto. Muchos llegaron antes, ya estaban ahí desde la una. No había confirmado mi participación pero sabía que podía entrar. Cuatro de la mañana y las filas de personas eran interminables, no había luz, sólo policías que cerraron casi todas las calles del centro, nadie sabía bien dónde y cómo iba a ser el acceso, sólo teníamos claro una cosa: Desnudarnos para la foto de Tunick. 4: 28 de la mañana, por fin encuentro un lugar, el último de todos, no recuerdo la calle pero ahí los conocí a ustedes, 5 extraños que horas después serían parte fundamental dentro de la instalación. Y un día después estaríamos hablandonos por teléfono intercambiando opiniones y experiencias de esta magnífica obra de arte.
A las seis de la mañana entramos al zócalo, entramos corriendo, gritando, felices.
A las 6.30 aprox. Tunick habló con nosotros a través de un alta voz (el mal traductor y la fallas de audio se complicaban mucho para entender las instrucciones).
Tunick dice: "Sé que lo que significa para ustedes estar desnudos en el Zócalo de la Ciudad de México, agradezco que hayan venido, sin ustedes ésto no sería posible, cuando cuente hasta tres TODOS se quitarán toda su ropa y se irán hacia el centro completamente desnudos. Una, dos, tres, DESNÚDENSE YA!!".
TODOS en segundos nos quitamos la ropa para experimentar una de las mejores experiencias de toda la vida. El primer instante me sentí en shock, segundos después todos eramos uno solo. Un mismo cuerpo, una misma cosa, en segundos TODOS estábamos desnudos. TODOS, todos.

El escaneo de arriba hacia abajo fue inevitable de todos los que estuvimos ahí, justo en ese momento comenzó esta fascinante experiencia.
La primera posición para la foto (la instalación) fue frontal, de pie, mirando hacia la torre latinoamericana. Hacía frío, había un viento desnudo que nos cubría a todos. Comenzábamos a sentirnos libres.
Tiempo después, se escuchó la primera consigna frente a la Catedral: "Norberto, Rivera, el pueblo se te encuera". En relación a los comentarios moralistas y elitistas que había expresado el cardenal mexicano ante los posibles voluntarios a desnudarse para la instalación. Nos desnudamos ante Dios no ante la iglesia, algunos decían sin gritar. Teníamos frente a nuestros ojos la Torre Latinoamericana y a nuestras espaladas el Palacio Nacional. Después saludamos a la bandera, una bandera imaginaria que nunca estuvo en la plaza. Esa imagen fue muy simbólica, muy fuerte.
href="http://3.bp.blogspot.com/_9PfbzMwiPVQ/RkDAAk4qnJI/AAAAAAAAAEg/7CAVDNGn9yg/s1600-h/tunick_zocalo11crepusculo.jpg">



La segunda posición fue la más erótica de todas, la más estética, en lo personal fue la que más me gustó. Consistía en "acostarnos mirando hacia el cielo", con la cabeza apuntando hacia el asta bandera. El zócalo se convirtió en un desierto de pieles desnudas, era como ver a hombres y mujeres de arena, una imagen bellísima ver tantos cuerpos desnudos tapizando todo el zócalo con su piel, con el mejor lienzo de todos, nuestro cuerpo, nuestro color, nuestra piel.

La tercera, fue en posición fetal, esa fue buena imagen, una composición increíble y muy artísitica. Después nos dirigimos hacia 20 de noviembre para las últimas instalaciones. Una constitía en abrazarse formando cadenas humanas, una más levantar la mano, y el dedo índice.



Al terminar ésto, le pidió a las mujeres que posaran para una última sesión, sólo de cuerpos femeninos cerca del metro, me resultó fascinante ver a tantos cuerpos desnudos dentro de una composición tan perfecta y estética.
Así, cerca de las 8.30am terminó nuestro sueño, pero inició un nuevo cambio de actitud y visión del cuerpo humano, nos transformamos todos los que estuvimos ahí, todos tenemos otra visión de la vida, de la sexualidad y del cuerpo humano.



Ha sido una de las mejores experiencias que tenido en toda mi vida, y lo volvería a hacer cualquier día y en cualquier otro lugar. Recomiendo ésta experiencia a todo el mundo porque el único que gana aquí es tu esencia y espíritu. Todo cambia una vez que vives una experiencia tan maravillosa como ésta. Todo y todos.

Todos los cuerpos que vi eran distintos, todos eran perfectos, con defectos, altos, flacos, gordos, morenos, dorados, blancos, mulatos, con tatuajes, cicatrices, desnutridos, atléticos, arrugados, limpios, sucios, diferentes uno con otro, diversos tamaños, diversas preferencias, diversas vidas, todos los cuerpos eran perfectos ahí, justo ahí donde tenían que estar.

Poemas visuales hermosos, mujeres con el cabello morado, rojo y dorado en contraste con su cuerpo blanco o moreno, con una espalda desnuda que dibujaba todas las olas del mar en su cuerpo. Jamás había visto tanto cuerpos desnudos en un mismo sitio, y todos éramos uno mismo, tejidos por la misma causa y con las mismas células, todos fuimos libres y todos fuimos uno.

El sentimiento de unión y libertad crecía en absoluto respeto. TODOS éramos iguales, todos eramos parte del mismo objetivo, TODOS eramos parte de una obra de arte. La más grande en la que me han invitado a participar. Y la hicimos TODOS!!
No importaba tu color de ojos, de dónde venías, qué profesión tenías, no hubo clases sociales ni prejuicios. Todos éramos humanos, todos teníamos el mismo valor, todos teníamos la misma piel.




Por unas horas jugamos a ser libres y correr desnudos por la plaza más grande del país, se disfrazó por algunas momentos la democracia que hemos querido tener siempre y que este domingo se demostró que se puede llegar a tener si todos nos unimos.
Fue una estretegia perfecta para todos, para el gobierno del DF en demostrar que está en favor a la cultura, que da un paso adelante hacia la libertad de expresión, colgándose una medalla de democracia, por otro lado, se le dio una cachetada con guante blanco a la iglesia al hacerlo frente a la catedral, y ésta a su vez finge no tener problema alguno con aquellos "pecadores e inmorales" que se encueraron el domingo, mostrando una imagen más abierta y menos conservadora. Gana Tunick también al romper su récord que había dejado en Barcelona, al desnudar a más de 18 mil personas, gana México al abrir su postura en el arte y la cultura, gana la UNAM un trabajo original en éste país al grabar, fotografiar y tener los archivos de éste evento en sus museos y televisora (TV-UNAM), ganaron los organizadores del evento al realizarlo, ganamos nosotros, ganamos satisfacción, ganamos participar en una obra de arte masiva, histórica y polémica.




Todos lo hicimos y todos coincidimos que ha sido una de las mejores experiencias que hemos tenido en mucho tiempo y en nuestras historia de vida, se quedará éste recuerdo siempre pegado en nuestra piel y en cada uno de nuestros cuerpos.

"ALGO está pasando en la Ciudad de México, es cultural, va a explotar y será grandioso (....) En mi mente, el corazón de América Latina es ahora México".
SPENCER TUNICK,
México, D.F. 6 de Mayo 2007.